PERROS CON ESTRÉS

Publicado en: Sin categoría | 0

Si, así es. Los perros también pueden sufrir estrés, y es mas habitual de lo que te imaginas. Esto afecta directamente a su estado de ánimo y genera muchísimos problemas de conducta.

Es muy importante saber identificarlo y actuar en consecuencia para poder liberar la mente de nuestro amigo y disfrutar de una convivencia sana y feliz. Muchas veces también la gente confunde el miedo con estrés y aplican terapias que lo único que hacen es estresar más aún al perro y empeorar la situación, por eso es muy importante saber identificar bien cuales son los síntomas y causas.

El estrés es una respuesta del organismo ante una situación incómoda,  es una herramienta de supervivencia por así decirlo, lo que hace es producir energía extra que se destina al cerebro y los músculos y nos permite lidiar con el problema, por ejemplo correr para escapar de un peligro. Después de esto el cuerpo necesita un tiempo mayor para recuperarse.

El problema viene cuando se vive en un estrés continuo y el cuerpo no libera esa energía extra generada, dejando al perro en estado de espera de una amenaza lo que hará que reaccione instintivamente ante cualquier estímulo del cual no tenga información previa, puede ser el ruido de una moto, una bolsa flotando en el aire o la presencia de otros perros y personas.

SÍNTOMAS:

– Jadeo sin estar cansado
– Salivación excesiva
– Pérdida de apetito o apetito desmedido
– Rascarse de manera excesiva lo que puede llegar a producir heridas
– Sacudirse mucho
– Lamido o acicalado excesivo
– Temblores
– Gemidos y lloros
– Ladrar constantemente
– Alterar el sueño
– Reacciones exageradas ante ruidos y movimientos

CONSECUENCIAS:

Un perro estresado puede empezar a presentar problemas como ladrar sin razones aparentes, perseguir objetos en movimiento, presentar miedos e incluso morder a las visitas.

También afecta de manera muy directa a la salud del animal.

– Aumento de los jugos gástricos, que pueden producir ulceras
– Diarreas
– Dolor de estómago
– Obsesión por la comida
– Aumento del pulso y presión sanguínea
– Problemas de piel, caída de pelo, lesiones cutáneas

SOLUCIONES:

Un perro que esta bajo estas circunstancias no puede fijar la atención en nosotros, lo que le imposibilita aprender nada. Por lo que el adiestramiento esta totalmente desaconsejado, lo único que puede hacer es agravar mas el problema y acabar con nuestra paciencia llevándonos a la frustración.

No podemos evitar las situaciones que estresen a nuestro perro, pero si aprendemos a identificar cuales son las cosas que lo producen podremos ayudarle a lidiar con ello.

Una alimentación equilibrada, juegos en los que tenga que pasar tiempo concentrado, tiempo de disfrute juntos y una buena comunicación por parte nuestra son buenas terapias.

Siempre es muy interesante contar con la ayuda de un profesional.

 

Dejar un comentario